martes, 24 de junio de 2008

Elementos y Principios del Diseño Artesanal

El diseñar o re-diseñar un objeto artesanal requiere un proceso de ensayo y error. Empezar con dibujos, continuar con maquetas y acabar enseñando con prototipos. Es un proceso largo, dinámico y creativo que requiere un trabajo multidisciplinario detrás y que comprende una diversidad de fases:
La idea o concepción original del objeto
La realización de plantillas o moldes
La selección de la materia prima
El conocimiento y manejo de la técnica
Las etapas de producción
Ejecución final del objeto
Las innovaciones arriba mencionadas se realizan sin anular la esencia del objeto. El trabajar con los componentes estructurales y principios del diseño (es decir, las relaciones y estructuras específicas de los elementos, formas y figuras), nos permite realizar un objeto estéticamente armonioso y balanceado, con impacto visual sin suprimir el valor cultural de la pieza artesanal.


Los elementos:
Línea o silueta: Describe la forma o silueta de un objeto o un plano. La línea como forma tiene longitud y anchura. En los objetos artesanales, la línea tiene una importancia única ya que el arte popular se manifiesta tanto en dos como en tres dimensiones. La línea da forma, movimiento y ritmo visual a un objeto o plano
Color: Se refiere a la manera como la luz es reflejada y percibida por el ojo a partir de la superficie de una figura o formaSe usa para enfatizar y suponer una cierta forma, diseño o textura en un objeto.
En el arte popular, el color nos revela el origen de la pieza como, por ejemplo, el barro negro de Oaxaca y puede ser un factor impregnado con simbolismo, tradición e identidad.
En casos en los que el color no es el factor esencial del objeto, el diseñador puede jugar con nuevas combinaciones tomando como fuente de inspiración:
Las tonalidades del entorno: el mar, las rocas, la tierra y los follajes, etc.
Establecer una nueva gama de colores inspirada en la moda y las tendencias.

Por lo general, se pueden dividir las tonalidades de productos en el mercado actual en cuatro categorías y usarlas como guía para la creación de líneas artesanales y piezas únicas:
Neutrales: beiges, blancos y cremas, tonos clásicos que pueden combinar con la mayoría de los interiores.
Tierras: ladrillo, ocres, mostazas, tonos más orgánicos y frecuentemente asociados con los objetos hechos a mano.
Blanco y negro: una combinación contemporánea que armoniza con interiores minimalistas.
Colores fuertes y contrastantes: magentas, turquesas, naranjas y bugambilias, tonos asociados con “lo tradicional o lo popular”, son tonos alegres y muy comerciales.

Textura -Pequeños trazos y figuras en distribución uniforme que cubren la superficie de una figura. Pueden ser ligeramente irregulares o estrictamente regulares. Las características de una superficie varían entre grados de casi lisos hasta muy rasposo.
Forma - Jugar con las formas permite al capacitador crear nuevas propuestas para objetos tradicionales, siempre y cuando no esté afectando negativamente la identidad de la pieza. Normalmente cuando el capacitador crea un nuevo uso para un objeto tradicional tiene que modificar su forma.
Valor – es el grado de luz y oscuridad en un diseño.
Jugar con el valor es una manera efectiva de resaltar una porción de un diseño, como ejemplo, los motivos y grecas que adornan una pieza de cerámica, y brocados y bordados en trabajos textiles.
Tamaño – se refiere a las variaciones en las proporciones de los objetos, líneas o formas. Normalmente el tamaño es uno de los elementos mas fáciles de modificar sin afectar la esencia original del objeto.

Ahora que hemos articulado y revisado los elementos básicos que podemos manipular en el diseño artesanal, hay que revisar los principios del diseño. Los principios se refieren a las relaciones y estructuras especificas de los elementos, formas y figuras. Cuando estamos realizando un diseño, los principios son aplicados para crear interés, ritmo y unidad entre los elementos utilizados en un diseño.
Los principios de diseño combinan los elementos previamente descritos con el fin de crear una conjunción estética y armoniosa.

Los principios son:
Centro de interés – es el área en una composición que atrae la atención de quien mira el objeto. Es uno de los elementos más importantes y se logra por medio del contraste en valores, el uso de color y arreglo de las formas.
Balance – la sensación de equilibrio en forma, línea, valor, color, etc. El balance puede ser simétrico o asimétrico. Por medio del uso de formas, colores, texturas y líneas se puede manipular el balance visual de un objeto artesanal.
Armonía – es el conjunto visual de la composición junto con elementos parecidos.Contraste – ofrece un cambio en el valor creando un desacuerdo visual en la composición del objeto. El uso de contraste nos permite enfatizar la diferencia entre formas, resaltar un diseño o motivo, creando de esta manera un área de énfasis.
Movimiento direccional - todas las líneas tiene una dirección: horizontal, vertical o diagonal.
Horizontal: la serenidad, estabilidad y tranquilidad.
Vertical: el equilibrio, formalidad y un estado de alerta.
Diagonal: movimiento y acción.
Dependiendo del efecto que quiere lograr el diseñador, puede ir manipulando el movimiento de las líneas. EJEMPLO:
Rítmo – es un movimiento que ocurre regularmente, como un baile, el rítmo representa un movimiento fluido con repeticiones regulares.
Los elementos y prinicipios de diseño arriba mencionados son herramientas esenciales en el logro de innovar sin arriesgar la identidad de la pieza. Otras sugerencias para lograr este fin son:
Reintroducir técnicas y materiales tradicionales.
Introducir nuevas técnicas y tecnología para mejorar la producción y/o la calidad del producto terminado.
Crear nuevos usos para un producto tradicional

No hay comentarios: